sábado, 20 de abril de 2013

CUANDO ES TIEMPO DE BUSCAR OTRA IGLESIA



Dios les bendiga, les comparto este articulo esperando les sea de utilidad para comprender porqué algunas personas dejan las congregaciones, aunque las razones son tan variadas, como las personas mismas. En mi caso, leerá aquí la razón por la cual renunciara a mi puesto de copastora, maestra de escuela dominical y líder de diáconos y dejara una congregación a la cual continúo amando y extrañando.

Sin embargo, la apostasía ya había llegado a la cúpula y habiendo hecho lo que me era posible, sin resultados positivos, me vi en la necesidad de salir de ese lugar donde había servido por 7 años.

PORQUE LAS PERSONAS DEJAN LAS IGLESIAS?

Existen razones variadas:

1.  Problemas sin resolver con otros miembros.
2.  Malestar con su pastor.
3.  Ausencia de perdón:“Esa persona” está asistiendo aquí.
4.  Búsqueda de sensacionalismo: “En esta iglesia no pasa nada”.
5.  Ansia de protagonismo: “En esta iglesia no me toman en cuenta”
6.  Presión familiar.“Esta iglesia no le gusta a mi esposo”, “A mis hijos les gusta más la iglesia-----”
7.  Hambre espiritual.“No me siento alimentad@ en esta iglesia”
8.  Vacío de liderazgo.“No me siento atendid@ como oveja”
9.  Cambio de domicilio/ ciudad o país.
10.  Apostasía. La iglesia se corrompió y la doctrina se relajó.

No mencionaré más causas porque considero que las ya mencionadas constituyen las causas más frecuentes y porque tenemos en ellas suficiente material a analizar.

1.  Problemas sin resolver con otros miembros.

Considero es la causa más frecuente del porqué la gente deja las iglesias.(entendiendo iglesia como congregación local) frecuentemente las personas se amistan e interactúan en ámbitos fuera de la iglesia y es allí cuando surgen los problemas.

La falta de madurez espiritual y el poco sometimiento a los principios bíblicos como regla no solamente de fe, sino de conducta desembocan algunas veces en riñas entre hermanos en la fe, independientemente de las razones que éstos brinden.



La ausencia de perdón se encuentra relacionada en las primeras 3 causas mencionadas en la lista anterior.
Porque es normal los malos entendidos en las relaciones humanas, pues todos pensamos diferente, …pero entonces para qué nuestro Señor habló del perdón y nosotros pasamos años estudiando el tema en nuestras largas clases de escuela dominical, si a la hora de poner en práctica el perdón, fallamos?

Conozco miembros que salen de las iglesias molestos con otros miembros y piensan que poniendo tierra de por medio, solucionarán el problema, cuando en realidad no es así.

Si no estamos dispuestos a perdonar las faltas de nuestros hermanos estamos dando la espalda no solo a nuestra fe, sino a nuestro Salvador Jesucristo quien no solo habló acerca de la importancia del perdón, sino que nos dejó ejemplo supremo de este principio cristiano en la cruz al orar por sus matadores.

Donde quiera que vayamos, al omitir el perdón, estamos saboteando nuestro propio crecimiento espiritual. Es imposible ser cristiano si no estamos comprometidos con Cristo y su doctrina. Y el perdón forma parte de ella.
Además, el perdón a quien realmente libera no es al ofensor, sino a quien lo practica. He aquí una verdad irrefutable.

Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor,¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete?  Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sinoaun hasta setenta veces siete” Mt.18:21-22

2.  Malestar con su pastor.

¿Cuántas veces no he oído a alguien quejarse de su pastor?... justificada o injustificadamente, algunas veces miembros de las iglesias se resienten de su líder. …Que si tira demasiadas “piedras” cuando predica, que si debería haber hecho eso o aquello de esta manera y no como lo hizo, etc.



La realidad es que algunas veces y casi siempre las demandas que el ministerio ejerce sobre los ministros resulta apabullante.
Otras veces los miembros colocan a sus líderes en pedestales y cuando las cosas no resultan ser como ellos pensaban, sus ídolos de barro se derrumban delante de sus ojos.



Ciertamente la Biblia habla de honrar a quienes ejercen la obra del ministerio, pero honestamente creo que se han perdido los parámetros al respecto. Si no lo cree, intente convencer a un miembro de iglesia que su pastor es un hombre de carne y hueso y lo verá.

Luego, con la misma pasión con que le defendían, le atacan cuando la relación se rompe. Sin tocar el punto de si tal ofensa encuentra sustento, éste factor es uno de los más frecuentes dentro de las razones del porqué la gente abandona las iglesias.

3.  Ausencia de perdón: “Esa persona” está asistiendo aquí.

Recuerdo el caso de una familia que cambió de iglesia cuando el hombre que años atrás asesinó a su hijo se convirtió, y comenzó a asistir precisamente a la iglesia donde ellos eran miembros.

El resentimiento y falta de perdón solo refleja la clase de cristianismo raquítico que muchos viven en nuestros días. Uno mas teórico que práctico, donde acumulamos conocimiento y experiencias, pero poca, muy poca práctica. Tal afirmación no es negativa, sino más bien realista.

Pero sed hacedores de la palabra, y no tan solamente oidores, engañándoos a vosotros mismos” St.1:22

4.  Búsqueda de sensacionalismo: “En esta iglesia no pasa nada”.

Lamentablemente una y otra vez encuentro esta clase de creyentes. Estamos tan mal influídos por el neopentecostalismo rampante que hemos dejado de oír la voz de Dios en el silbo apacible, como el profeta Elías.



Lamentablemente ello ha contribuído al crecimiento de ministerios apóstatas en nuestros tiempos. Hombres que se levantan ejerciendo toda clase de prácticas extra-bíblicas en el nombre de “dios” y cosechando a cambio la admiración idolátrica del pueblo ignorante de las Escrituras y de las verdades fundamentales de la sana doctrina.

De esta manera, las iglesias sencillas que sustentan su función en lo que Cristo mandó: la prédica y enseñanza de la Palabra, van quedando vacías, siendo desdeñadas, pues los cristianos de este tiempo están convencidos que Dios no está en donde a sus ojos “no pasa nada”. Lamentable.

Los cristianos de este tiempo no han aprendido el significado de la verdad bíblica que encendiera la mecha de la reforma protestante del siglo 16: “El justo por su fe vivirá”. Por ello son y continuarán siendo víctimas de los engañadores de la fe de estos tiempos.

Recuerdo bien el día en que sentada en la mesa departía con una consierva del Instituto Bíblico en el cual ambas enseñamos. Era uno de los banquetes que esta institución celebra anualmente. La conversación giró alrededor de una experiencia que ella había tenido. Ella me cuestionaba acerca de la legitimidad de “la señal” que había presenciado en una iglesia que había visitado recientemente.

Me narró que había visto como la predicadora había colocado una Biblia abierta en el altar y cómo de ésta había comenzado a fluir lo que ella anunció como “aceite celestial”.

Sin titubear le respondí que se trataba de una falsa señal. A continuación le explique el porqué de mi postura.

Primeramente: Dios no da “shows”. Lo que El hace siempre tiene un propósito para la gloria de su nombre, y no para ensalzar hombres u organizaciones. Definitivamente que la gente reunida allí había ido por el ánimo morboso de mirar lo que ya se les había anunciado, pues no era ésta la primera vez que tal cosa se hacía.

Segundo: Siempre en las Escrituras neotestamentarias notamos el afán de Dios por evitar que la iglesia cayese en fetichismo, o sea el uso de elementos tangibles (lo que la iglesia católica llama reliquias) dentro de la praxis cristiana. Porqué? La respuesta es muy simple: la idolatría; el pecado numero 1 de la nación hebrea, y que no es muy ajena al cristianismo de nuestros dias, donde supuestos "ministros" ofrecen y envían sus pañuelos sudados a quienes deseen un "milagro" del cielo. Vergonzoso.

Tercero: Siempre que veamos un “milagro” o “señal”debemos entender que existen 3 fuentes posibles de tal manifestación y es nuestro deber discernir a cuál de ellas pertenece. No debemos dar por sentando que TODO lo que sucede en las iglesias cristianas proviene de Dios. No especialmente en los días peligrosos en que vivimos.

Estas tres fuentes son:

1.  Dios (milagro genuino)
2.  Satanás (falso milagro)
3.  El hombre (fraude)

Porque el hecho de que de la mencionada Biblia fluyera realmente aceite sin ningún truco de por medio, no significa que tal manifestación fuese genuinamente divina. No si quienes salen beneficiados son mercaderes de la fe y predicadores de “otro” Evangelio.

Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura” I Cor.1:22-23

5.  Ansia de protagonismo: “En esta iglesia no me toman en cuenta”



Algunos creyentes aman el protagonismo. Les gusta destacar, que los demás les manifiesten admiración y respeto. Y para ello necesitan plataforma y reflectores. Les disgusta la labor anónima, tras cortinas. Si no hay público de por medio, no les atraen los proyectos. Son muy activos en las congregaciones, pero, si por alguna causa no les invitan a participar en los programas de la iglesia, se deprimen y se van.

“Yo he escrito a la iglesia; pero Diótrefes, al cual le gusta tener el primer lugar entre ellos, no nos recibe” III Juan 1:9

6.  Presión familiar. “Esta iglesia no le gusta a mi esposo”,“A mis hijos les gusta más la iglesia fulana”



Esta pudiera llamarse una causa legítima, pues no es la voluntad de Dios que una familia se fragmente. Es cierto que ante los ojos de Dios solo existe una iglesia, pero el mundo es tan ancho que estamos separados de nuestra familia de la fe demográficamente, así como es igualmente cierto que debemos ir a la iglesia que el Señor nos guíe y no a la que nos guste, pero llega a suceder.

7.  Hambre espiritual. “No me siento alimentad@ en esta iglesia”

Sucede a menudo, especialmente en creyentes que verdaderamente han nacido de nuevo que asisten a iglesias donde se sirve cartón, plástico y algodón de azúcar en vez del legítimo pan del cielo.
Ese fue mi caso en particular. Me sentí de esa manera por unos dos años hasta que Dios me guió a una buena página cristiana donde comencé a escuchar y bajar prédicas de sana doctrina, las cuales comencé a compartir con demás miembros de la iglesia, quienes miraban los cds que les regalaba como oro molido. Tal era su necesidad espiritual.

La verdad era que el alimento espiritual que se compartía cada domingo en esos ultimos dos años tenía el sabor a comida pre congelada, la prédica era rutinaria, monótona, repetitiva, sin chispa, sin vida. Fueron varias las ocasiones en que miré al pastor llegar encendiendo la computadora de su oficina para buscar un sermon que leer a la congregación.



Incluso recuerdo el día en que el pastor predicó sobre uno de los  personajes protagónicos de una película de Hollywood, llamada “El Gladiador” usando incluso escenas de la película en el proyector. Decadente.

Aproveché una llamada que el pastor me hizo para confrontarle con el hecho y me respondió con evasivas. Creo que allí fue cuando comencé a caer de su gracia.

Pero, ...Qué de las mega iglesias donde se predica a la gente lo que ella desea oír?, donde el carisma, la personalidad y don de oratoria de los predicadores les gana fama, fortuna y popularidad? Donde la gente no solo no se va, sino que sigue aumentando?... ellas son las Laodiceas de nuestros tiempos, donde Cristo ha quedado afuera y sus miembros son ciegos, pobres y desnudos y lo verdaderamente triste es que no se han dado cuenta.

En este caso, tenemos una causa legítima para salir a buscar un sitio donde sí haya alimento espiritual. No tenemos que quedarnos por temor a salir “maldecidos” que es la nueva práctica de algunos mal llamados “ministros”, si Dios colocó un pastor frente a un rebaño fue con el propósito de que guiara a sus ovejas a pastos verdes y las pastoreara; no a que se sirviera de ellas, como algunos lo hacen.

!!Ay de los pastores que destruyen y dispersan las ovejas de mi rebaño! dice Jehová.
 Por tanto, así ha dicho Jehová Dios de Israel a los pastores que apacientan mi pueblo: Vosotros dispersasteis mis ovejas, y las espantasteis, y no las habéis cuidado. He aquí que yo castigo la maldad de vuestras obras, dice Jehová” Jer.23:1-2

2  “Hijo de hombre, profetiza contra los pastores de Israel;
profetiza, y di a los pastores: Así ha dicho Jehová el Señor: !!Ay de los pastores de Israel, que se apacientan a sí mismos! ¿No apacientan los pastores a los rebaños?
 3 Coméis la grosura, y os vestís de la lana; la engordada degolláis, mas no apacentáis a las ovejas.
 4 No fortalecisteis las débiles, ni curasteis la enferma; no vendasteis la perniquebrada, no volvisteis al redil la descarriada, ni buscasteis la perdida,sino que os habéis enseñoreado de ellas con dureza y con violencia.
 5 Y andan errantes por falta de pastor, y son presa de todas las fieras del campo, y se han dispersado.
 6 Anduvieron perdidas mis ovejas por todos los montes, y en todo collado alto; y en toda la faz de la tierra fueron esparcidas mis ovejas, y no hubo quien las buscase, ni quien preguntase por ellas.
 7 Por tanto, pastores, oíd palabra de Jehová:
 8 Vivo yo, ha dicho Jehová el Señor, que por cuanto mi rebaño fue para ser robado, y mis ovejas fueron para ser presa de todas las fieras del campo, sin pastor; ni mis pastores buscaron mis ovejas, sino que los pastores se apacentarona sí mismos, y no apacentaron mis ovejas;
 9 por tanto, oh pastores, oíd palabra de Jehová.
 10 Así ha dicho Jehová el Señor: He aquí, yo estoy contra los pastores; y demandaré mis ovejas de su mano, y les haré dejar de apacentar las ovejas; ni los pastores se apacentarán más a sí mismos, pues yo libraré mis ovejas de sus bocas, y no les serán más por comida.
 11 Porque así ha dicho Jehová el Señor: He aquí yo, yo mismo iré a buscar mis ovejas, y las reconoceré” Ezequiel 34:2-11

8.  Vacío de liderazgo. “No me siento atendid@ como oveja”

Cuando el líder de la congregación no posee el carácter para efectuar su labor o lo pierde por causas diversas.  Cuando desatiende su ministerio teniendo como fuente de origen su resfrío espiritual. Cuando se sobre carga de trabajo, a tal grado que sus hijos lo ven poco y sus ovejas se ven precisadas a agendar con tiempo anticipado una posible visita suya. Cuando centra su labor alrededor de sus propias expectativas y no sobre las necesidades de su rebaño. Cuando el afán por multiplicar su membresía no va a la par por conocer a cada miembro y serle de bendición. Cuando lo único que le atrae de las ovejas es qué tan productivas le resulten. Cuando se ejerce una función a la cual Dios no le ha llamado. Son muchos los factores que originan el vacío de liderazgo.



15  “Cuando hubieron comido, Jesús dijo a Simón Pedro: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas más que éstos? Le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. El le dijo: Apacienta mis corderos.
 16  Volvió a decirle la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Pedro le respondió: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dijo: Pastorea mis ovejas.
 17  Le dijo la tercera vez: Simón, hijo de Jonás,¿me amas? Pedro se entristeció de que le dijese la tercera vez: ¿Me amas? y le respondió: Señor, tú lo sabes todo; tú sabes que te amo. Jesús le dijo: Apacienta mis ovejas” Juan. 21:15-17

9.  Cambio de domicilio/ ciudad o país.



He aquí otra causa legítima para abandonar una iglesia. Porque a veces es imposible permanecer en un lugar que está ubicado demográficamente alejado del sitio donde vivimos. Otros, prefieren manejar largas distancias si con ello pueden conservar la membresía en una iglesia donde están siendo realmente bendecidos.

10. Apostasía. La iglesia se corrompió y la doctrina se relajó.

Suele suceder. Especialmente en estos tiempos de grave apostasía. Los testimonios me llegan a diario al respecto. Cada día iglesias y más iglesias que en otro tiempo predicaban el sencillo mensaje de la cruz, adoptan las nuevas herejías doctrinales que van surgiendo como el G12, D12, la Nueva Reforma Apostólica y Profética, el Mesianismo gentil, el neo evangelio de la prosperidad, etc.



O simplemente se vuelve mundana y frívola. Desechando el principio bíblico de santidad y apartamiento del mundo, comienza a adoptar métodos tan corruptos como el mundo mismo. Pronto los altares comienzan a ataviarse con diversas coreografías, según la ocasión y las personas que los ocupan, muchos de ellos irredentos, con ansias solas de protagonismo.

Este fué el motivo del que hablaba al principio de este artículo, por el cual abandonara la congregación a la cual serví durante 7 años.

Recuerdo claramente el día cuando leí una invitación que alguien colgara en la pizarra de la iglesia.
Daba los pormenores de una fiesta de XV años que una joven de la iglesia, hija de una familia cristiana, estaba por celebrar.

Me sorprendí enormemente cuando leí:

Ceremonia: 10 a.m. (por supuesto, en la iglesia)
Banquete: 5:00 p.m. (En un salón de la ciudad)
Baile: 6:00 p.m.

Más sorprendida me quedé cuando investigue y descubrí que un 80 % de las damas eran jóvenes de la iglesia y que tenían meses de estar ensayando con el apoyo de sus padres (miembros de la iglesia y de la oficialía algunos de ellos); llamé al pastor y al cuestionarlo negó tener conocimiento de ello.

Más triste aún quedé cuando en plena junta de oficiales al exponer la situación salió a luz que efectivamente, el pastor estaba al tanto de la situación, y que, evidentemente me había mentido. Fue cuando anuncié allí mismo mi deseo de salir de la congregación. No di fechas pero advertí que podía ocurrir en cualquier momento. Ya había advertido anteriormente la frialdad del pastor hacia mi persona. Todos los síntomas de su comportamiento hacia mí me hacían sentir más como un estorbo que una ayuda. Renuncié a mi puesto de copastora. No podía comprender porqué toleraba cosas como aquella, aunque era bastante obvio que la familia por la cual estaba dando la cara era de las más adineradas de la congregación, y una a la cual bastaba una llamada suya para que le enviaran dinero. Por lo menos en el tiempo en que lo tuvieron, porque a la postre no solo se fueron a la quiebra, sino que el matrimonio terminó divorciado (aunque eso pasó tiempo después de que yo saliera de allí).

En fin, la fiesta se celebró y pasadas unas pocas semanas alguien puso un video en mis manos. Se trataba del video de la fiesta mencionada. Doy testimonio delante de Dios que lloré la mayor parte del tiempo que duró el video.

Comenzaba con la ceremonia en la iglesia donde el pastor rendía homenaje a la festejada, honrándola a ella y sus padres públicamente y después mostraba como llegaban al salón y presentaban un show de baile que nada le pedía al mundo, con brindis incluído.



La cámara mostraba a miembros de la iglesia sentados en las mesas sonrientes disfrutando del ambiente 100 % mundano, allí estaba el líder de alabanza, su esposa, la maestra de los niños, la mayoría de los diáconos, aunque no todos, la secretaria de la iglesia, la maestra de los jóvenes, y algunos miembros más, todos revueltos con gente pagana que bailaba, gritaba y disfrutaba de su ambiente. Aquella visión me perturbó y me robó el sueño. Era un sábado por la noche.

El día siguiente era domingo, yo llegué y lo primero que hice fue anunciar que ese era el ultimo día que estaría en la iglesia. Todos se quedaron sorprendidos. Aunque ya les había anunciado con un mes de anticipación, creo que nadie, especialmente yo, pensábamos que fuese tan pronto. Presenté mi clase de ese día, dejando espacio suficiente para hacer lo que Dios había puesto en mi corazón. Hice lo que Natán hizo al Rey David cuando fue y lo confrontó con su pecado. Usé una parábola:

“Amados hnos. les quiero compartir algo, una situación en la cual quisiera que me aconsejaran. Es algo verdaderamente doloroso para mí. Saben, tengo una hermana, hija de mi padre, mas no hija de mi madre. Yo la vi crecer de chiquita, ayudé en su  cuidado, muchas veces la alimenté. Por eso la amo mucho.

...Hace poco me enteré que estaba enferma. No sabía hasta qué grado estaba su enfermedad hasta que pude verla. Tiene cáncer y está agonizando. Solo que nadie se lo ha dicho. …hermanos, que hago? …se lo digo? (en este punto yo estaba llorando)

Comienza uno a uno a aconsejarme:

-Hermana, dígaselo. Aunque sea una mala noticia, ella tiene derecho a saberlo.

Todos concordaban en lo mismo, a lo cual agregué:

-El nombre de mi hermana es------------------ mencioné entonces el nombre de la iglesia. Hubo un silencio de asombro.

Enseguida comencé a exhortarles, en la esperanza de que mostrasen evidencia de convicción. Algunos lloraban, otros solo agachaban su cabeza. No así la madre de la quinceañera quien me miraba con furia. Les llamé al arrepentimiento y en ese momento el pastor se levantó y salió para no regresar. Por lo menos no ese día. Dejó una excusa con uno de los diáconos y simplemente se marchó.

No volví a saber de él, hasta meses después, cuando habiendo buscado y encontrado una nueva congregación, y sobre todo, deseando tener un buen inicio; le llamé para platicar con él, y tratar de sanear la relación. Le pedí perdón si como persona le había lastimado, pero aclaré que ello no cambiaba mi postura respecto a lo que había predicado la última vez que estuve en la iglesia. Me respondió con evasivas y negación. Era obvio que estaba resentido. Tuvieron que pasar varios meses más, muchos más para que su actitud cambiase un poco.

Estoy segura que para el cristiano común de estos tiempos resulta infundada y hasta ridícula la causa que me hiciera renunciar a la iglesia referida. Incuso algunos me llegaran a acusar de creerme muy santa o de haber exagerado, pero creo firmemente que Dios no ha rebajado sus demandas de santidad que dejara escritas en su santa Palabra para quienes profesamos ser su iglesia, y miembros del cuerpo de Cristo.

Amado herman@: Con cuál de estas situaciones te identificas tú? Espero en Dios que con ninguna y te encuentres en un lugar donde Cristo y solo El es glorificado, donde su Palabra es predicada sin adhesiones ni adulteración, donde el pastor sea un genuino hombre de Dios y no un mercader de la fe o asalariado. Un lugar que aunque está lleno de gente imperfecta, es gobernado y dirigido por un Dios perfecto. Sinceramente, lo deseo de corazón. Pero, si no fuese así, si te encuentras en un sitio donde no estás siendo alimentand@ con el legítimo pan del cielo, si tu iglesia se relajó o ha adoptado una de las doctrinas heréticas contemporáneas, es tiempo de que empaques y comiences a buscar una iglesia nueva y salgas corriendo de allí.

Con amor en Cristo.

7 comentarios:

  1. Dios te bendiga.
    le admiro pues su valentia hace notorio su amor e integridad hacia jesus, la biblia dice no os dejeis mover tan facilmente del fundamento y la fe q una vez fue dada.
    y al q que persevere hasta el fin ese sera salvo.

    ResponderEliminar
  2. La entiendo perfectamente... En 3 oportunidades me marche de iglesias porque comenzaron a deslizarse..., en una estuve 7 años hasta que empezó a entrar la falsa enseñanza de la prosperidad, en otra estuve 9 años y las costumbres mundanas empezaron a proliferar, se predicaba una cosa y los hechos eran otros, la última, el problema fue la entrada de la psicología en las prédicas de la esposa del pastor y él defendía a su esposa... hable con los pastores, pero horrorizada veía la fortalezas que el enemigo había puesto en sus mentes, desechando todo los argumentos que les planteaba por la Palabra... y sigo velando...porque estos tiempos son de apostasía y oro por los pastores donde me congrego actualmente, rogando a Dios por discernimiento para ellos y por mi.

    ResponderEliminar
  3. Querida hermana te admiro por tomar tan sabia desicion al igual que usted yo también tuve que dejar una iglesia que por más de 15 años estuve perseverando y al igual que usted me paso algo parecido usted sabe lo que es enterarse que en el primer piso de la iglesia hacen fiestas graduaciones cumpleaños y bailan yo al igual que usted lloré y todavía me siento triste pero tuve que irme al enterarme de tantas cosas que no se las puedo contar pero estoy en una iglesia que me siento bien se que no he sido la unica que le ha pasado esto Dios te bendiga.

    ResponderEliminar
  4. piedad Navarro L.25 de julio de 2013, 8:17

    Esuna bendición y me gozo de que haya TEMOR DEL SEÑOR en su corazón. Por encima. De todo y todos está Dios y a Él nos debemos cuanto mas cuando nos ha perdonado tanto!!! Un abrazo en el AMADO y que el Señor te continúe bendiciendo.

    ResponderEliminar
  5. ESTOY EN LA IGLESIA DONDE ME HE FORMADO ESPIRITUALMENTE Y SIRVIENDO POR MAS DE 20 AÑOS , PERO IGUAL HE TENIDO QUE PRESENTAR MI VOZ DE RECHAZO POR ACTOS DEL SANTUARIO CON MUCHA MEZCLA CON LO PAGANO , COMO LUCES , HUMO , DANZA DE CUMBIA "CRISTIANA " CON TRAJES TÍPICOS , CELEBRACIÓN CON MARIACHIS NO CRISTIANOS ,EN FIN .PERO LEYENDO LA CORRESPONDENCIA ME DOY CUENTA DE LO GENERALIZADO QUE ESTÁ LA APOSTASÍA EN EL PUEBLO DE DIOS , CLARO ANUNCIO DEL PRONTO ARREBATAMIENTO PARA ENCONTRARNOS CON EL SEÑOR EN EL AIRE . COMO CREYENTE QUE SIENTE LA INCOMODIDAD EN MI ESPÍRITU POR LO QUE HA DIOS TAMBIÉN LE ES ABOMINABLE , SIGO CREYENDO QUE DIOS ES QUIEN QUITA Y PONE REYES Y QUE MI RESPONSABILIDAD Y COMPROMISO ES CON DIOS Y MI DEBER OBEDECIENDO AL MANDATO DIVINO DE ORAR LOS UNOS POR LOS OTROS NO OBSTANTE LAS CIRCUNSTANCIAS Y COMO INTERCESORA DELANTE DE DIOS ES MI ORACIÓN QUE DIOS TOME EL CONTROL Y HAGA LOS CAMBIOS QUE TENGA QUE HACER´PUES LA OBRA ES DEL SEÑOR Y CADA CUAL DARÁ CUENTAS AL ALTÍSIMO . SHALOM SHALOM

    ResponderEliminar
  6. hola. bendiciones , mi experiencia de los ultimos años , es algo parecido a el testimonio suyo, veia como se deslisaban a un evangelio liviano , y como ganaba terreno la doctrina de la prosperidad, tambien veia como se hace esepcion de personas , por amor al dinero, y esto es generalisado en mi zona, ya no se adonde hir. pero siento la nesecidad de encontrar una congregacion sana en cuanto a doctrina biblica, pero se hace cada ves mas dificil encontrar lo basico e indispensable .. por ahora nos sustenta las predicas de internet de algunas iglesias de sana doctrina de otros lugares lejanos.. aveses pienso en empezar una congregacion con mi familia y buscar directamente hacia arriba su bendicion .. me entienden ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dios le bendiga hn@. anonim@:

      Tristemente cada vez son mas las iglesias que se contaminan con la apostasía rampante de nuestros tiempos y por consecuencia cada vez son menos las iglesias que mantienen la pureza doctrinal. Sin embargo, creo firmemente que Dios tiene un remanente que permanece fiel, aun en estos tiempos.

      No me dice en cual area ud. vive, para investigar si hay por alla una iglesia de sana doctrina. De no ser así, júntese con otros hnos. con su misma necesidad y congréguense uds. orando a Dios para que les envíe un siervo que les pastoree. Animo y adelante. Saludos fraternales en Cristo Jesús.

      Eliminar

Gracias por dejar sus comentarios. Dios le continúe bendiciendo.