sábado, 14 de mayo de 2011

EL PROFETA JEREMIAS Y EL MINISTERIO APOLOGETICO


"Así dijo Jehová: Paraos en los caminos, y mirad, y preguntad por las sendas antiguas, cuál sea el buen camino, y andad por él, y hallaréis descanso para vuestra alma. Mas dijeron: No andaremos. Puse también sobre vosotros atalayas, que dijesen: Escuchad al sonido de la trompeta. Y dijeron ellos: No escucharemos" Jeremías 6:16-17

Dios les bendiga:

Agradezco al Señor la oportunidad que me brinda de trabajar en este blog. Es mi anhelo que cada cristiano o cristiana que acceda a él, sea edificado en la fe, no obstante la opinión de aquellas ovejas confundidas que permanecen engañadas, deslumbradas por la personalidad seductora de pseudo-ministros, que son tan populares hoy, pero que lamentablemente no están entregando un mensaje evangélico genuino, sino una versión adulterada de él. Soy consciente que la labor apologética atrae mas enemigos que amigos, pero como bien lo dicen las sagradas escrituras:

"Pues, ¿busco ahora el favor de los hombres, o el de Dios? ¿O trato de agradar a los hombres? Pues si todavía agradara a los hombres, no sería siervo de Cristo" Gálatas 1:10

Considero que aún no pago el precio de esta labor, excepto algunos ataques verbales, algunos e-mails desagradables, algunas amistades rotas y la pérdida de un grado honorífico en la Universidad cristiana en la cual estudié, lo cual no ha sido nada comparándolo con lo que algunos ministros compañeros de milicia han pagado por hacer labor apologética.

Sin embargo, es imprescindible continuar con la labor a que el Señor nos llamó, aún cuando seamos acusados de religiosidad, legalismo, de constituirnos en jueces, de envidia ministerial, o espíritu de amargura.

Les diré; esto último pudiera ser plausible, porque deveras que no hay nada que frustre y amargue más al genuino siervo de Dios que mirar como los ministerios mas heréticos son apoyados, apreciados, defendidos y sostenidos en alto por las mismas ovejas victimas de estos rufianes, mientras los pastores bíblicos sencillos sufren carencias y penalidades por falta de apoyo de la grey a la que sirven.


Pero si de amargura se trata, alguien que bien nos pudiera revelar el significado de ese sentimiento es el profeta Jeremías.

Jeremías fue comisionado por Dios para hacer una labor parecida al del apologista: advertir al pueblo del peligro cerniente, y mostrar el camino de regreso a Dios; pero ellos, (su generación) le desdeñaron.

Por ello, el profeta exclamó delante de Dios, sintiéndose fuertemente frustrado:


"Me sedujiste, oh Jehová, y fui seducido; más fuerte fuiste que yo, y me venciste; cada día he sido escarnecido, cada cual se burla de mí. Porque cuantas veces hablo, doy voces, grito: Violencia y destrucción; porque la palabra de Jehová me ha sido para afrenta y escarnio cada día" Jeremías 20:7-8


Jeremías ha sido llamado "el profeta llorón" por las generaciones que le precedieron, y es que su libro de lamentaciones fue redactado mediante mucho dolor y lágrimas del profeta; sin embargo, la historia del libro que lleva su nombre nos muestra a un profeta rechazado, ignorado, amenazado, azotado, y por si fuera poco; encarcelado.


"Y los príncipes se airaron contra Jeremías, y le azotaron y le pusieron en prisión en la casa del escriba Jonatán, porque la habían convertido en cárcel. Entró, pues, Jeremías en la casa de la cisterna, y en las bóvedas. Y habiendo estado allá Jeremías por muchos días" Jeremías 37:15-16

 Si Jeremías hubiese vivido en nuestros días, seguramente que su ministerio sería catalogado como de un rotundo fracaso por los pseudo-ministros de la actualidad, quienes interpretan el favor divino en directa proporción del número de seguidores que poseen, así como del engrosamiento de sus chequeras. Nada más erróneo que eso; si de números se tratase, pues entonces deberíamos convertirnos al Islamismo, ya que está comprobado que es la religión con mayor número de seguidores a nivel global hoy.

Jeremías se encontró en la soledad de un ministerio incomprendido, inapreciado, rechazado, y eso causó gran dolor al profeta. Jeremías no sabía nada como "sacar al campeón que había en él" y mucho menos automotivarse, levantando su autoestima, puesto que estas filosofías humanistas y metafísicas estaban aún en pañales. Dios era el único recurso que el profeta poseía y quien lo capacitó para levantarse en medio de una generación perversa y apartada de Dios, y sobrevivirles aún cuando fue testigo del fracaso y cautiverio de su propia nación.


La verdad de aquel tiempo, que es la misma hoy es que el apologista es la persona más impopular y solitaria de entre todos los ministros cristianos. Casi nadie desea oír al apologista. Es una persona indeseable porque a nadie le gusta que le agüen su fiesta, y créame, hoy más que nunca, la iglesia cristiana está de 'parranda' y necesita ser advertida.

Jeremías fue también un fuerte exponente de los falsos profetas de su tiempo:

"Así ha dicho Jehová de los ejércitos: No escuchéis las palabras de los profetas que os profetizan; os alimentan con vanas esperanzas; hablan visión de su propio corazón, no de la boca de Jehová. Dicen atrevidamente a los que me irritan: Jehová dijo: Paz tendréis; y a cualquiera que anda tras la obstinación de su corazón, dicen: No vendrá mal sobre vosotros. 
No envié yo aquellos profetas, pero ellos corrían; yo no les hablé, mas ellos profetizaban. Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras. Jeremías 23:16-17, 21-22

Lo que el Espíritu Santo habló por boca del profeta Jeremías, es una realidad a la cual deberíamos prestar atención; y es el hecho de que Dios jamás va a hablar para acariciar el oído de nadie, ni para inflar nuestro ego, como es característico de las "profecías" de los profetas de almohadilla de hoy.




Estuve presente hace varios años ya, en una de esas falsas profecías: Recién acabábamos de arribar a este país, así que decidimos mi familia y una servidora, asistir a la iglesia donde se congregaba mi hermano biológico. En una de las reuniones a las que asistimos, de pronto se acercó el pastor, y comenzó a darle una "profecía" a mi esposo, quien la escuchó azorado, a mi lado:

La "profecía" era algo como esto (ha pasado más de una década de esto):

"Dice el Señor, que tú eres uno de sus siervos escogidos para impactar esta ciudad, que tu posees una sabiduría y preparación tan grande que él te va a usar poderosamente en este lugar" (etc, etc)

Me sorprendió enormemente escuchar eso e internamente cuestioné:

Señor, ...es verdad esto? y si es así, ...estás seguro que esa palabra es para mi esposo?

Porque siendo sincera, y sin el afán de deshonrar a mi cónyuge, por aquél entonces, fuera de esporádicas ocasiones, mi esposo no había manifestado demasiado interés por las cosas espirituales, y por consecuencia, tampoco la sabiduría le había caracterizado, como le estaban "profetizando".

Después me di cuenta que "profetizar" a las personas lo que ellas deseaban oír era un método del cual se valía este pastor para "echarles el guante" como decimos en mi tierra, o sea para asegurárselas y que no se fuesen de la iglesia.

Después le oí 'profetizar' a una hermana que había llegado de California y a quien había puesto en el coro en cuanto llegó, y quien no se caracterizaba por tener una buena voz. De echo su voz era opacada por las demás y casi no se percibía.

Igual él le "profetizó":

"Tu voz sube delante de la presencia del Señor en una melodía celestial y hermosa. Dice el Señor que tu voz es hermosa y que tu alabanza es grata delante de su presencia" (etc, etc)


Lamentablemente tal costumbre no es exclusiva del pastor mencionado, sino que es lo que se estila el dia de hoy en la mayoría de ministerios contemporáneos; la mayoria de "profecías" dirigidas a particulares o iglesias, son para alabar, engrandecer, adornar, prometer glorias, riquezas, éxitos, etc.

Jamás he escuchado una en la cual se exponga el pecado o se llame a arrepentimiento y contrición, como los profetas bíblicos.

Dios hablando por boca del profeta Jeremías nos señala el sello distintivo del genuino mensaje profético de Dios:

"...Pero si ellos hubieran estado en mi secreto, habrían hecho oír mis palabras a mi pueblo, y lo habrían hecho volver de su mal camino, y de la maldad de sus obras. Jeremías 23:22

 Así es, lo dije y lo vuelvo a repetir; el sublime Dios del cielo, que reina en la eternidad no va a intervenir en las asuntos humanos a fin de endulzar oídos e inflar egos, sino que El intervendrá cuando desee hacerlo, para enderezar nuestro andar, o advertirnos de algo que tenga que ver directamente con nuestro bien espiritual.


Dios no está interesado en que nos volvamos ricos y exitosos, contrariamente a lo que se enseña hoy por estos falsos profetas, tampoco está interesado en incrementar nuestra auto estima, ni en que saquemos al campeón que hay dentro de nosotros, todo eso no es más que basura reciclada directamente de los hornos de satanás; todas las veces que en la Biblia Dios habló al hombre fue para exhortación, para advertencia y el enfoque siempre fue de índole espiritual.


Dentro de los muchos mensajes que los profetas entregaron en las Escrituras, encontramos escasamente profecias de encomio, como la dirigida a Ciro, Rey Persa, la cual había sido formulada mucho tiempo antes de que éste Rey naciera, en clara señal divina que llevó a este Rey extranjero no solo a creer, sino a obedecer las instrucciones divinas en cuanto a la reconstrucción de Israel:

"Así dice Jehová a su ungido, a Ciro, al cual tomé yo por su mano derecha, para sujetar naciones delante de él y desatar lomos de reyes; para abrir delante de él puertas, y las puertas no se cerrarán: Yo iré delante de ti, y enderezaré los lugares torcidos; quebrantaré puertas de bronce, y cerrojos de hierro haré pedazos; y te daré los tesoros escondidos, y los secretos muy guardados, para que sepas que yo soy Jehová, el Dios de Israel, que te pongo nombre. Por amor de mi siervo Jacob, y de Israel mi escogido, te llamé por tu nombre; te puse sobrenombre, aunque no me conociste. Yo soy Jehová, y ninguno más hay; no hay Dios fuera de mí. Yo te ceñiré, aunque tú no me conociste" Isaías 45:1-5
"...Que dice de Ciro: Es mi pastor, y cumplirá todo lo que yo quiero, al decir a Jerusalén: Serás edificada; y al templo: Serás fundado" Isaías 44:28

No vemos aquí a un profeta lisonjero, sino una palabra pronunciada para un tiempo futuro, con un claro objetivo divino: la restauración de su pueblo amado, Israel.

Jeremía, por su parte había sido comisionado para confrontar al pueblo con su apostasía:

"Así dijo Jehová: ¿Qué maldad hallaron en mí vuestros padres, que se alejaron de mí, y se fueron tras la vanidad y se hicieron vanos?" Jeremías 2:5

El profeta no vaciló en declarar el mensaje, aún cuando éste le traería el rechazo de su generación:

"Porque dos males ha hecho mi pueblo: me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua" Jeremías 2:13


No podemos negar que el mensaje de Jeremías ya no se escucha en los púlpitos contemporáneos, pese a que el índice de adulterio, divorcio, homosexualismo se ha incrementado dentro de las filas del cristianismo contemporáneo, amén de otras clases de pecados, como el orgullo, la soberbia, la codicia, el fraude, el engaño, y un largo etcétera.


Que nos hemos alejado de Dios y su Palabra es un triste y lamentable hecho, que no podemos negar. Nuestras iglesias están llenas de gente no redimida que solo asisten para "cumplir" según ellos, y otros para "gozarse" saltando, gritando, y haciendo cuánta cosa se les ocurra y les haga sentir bien, pero cuyas vidas continúan sin dar el fruto de santidad y temor de Dios.

Dónde están los Jeremías de Dios? los hombres y mujeres que dotados del celo santo, adviertan al pueblo de su extravío? ciertamente tal comisión viene de lo alto, porque en el proceso se llevan pérdidas personales, rechazo y bastante frustración en ocasiones.

Jeremías lo sabía de primera mano, pues él lo vivió en carne propia. El sentía dolor por su pueblo, pero ellos no lo entendieron:

"¡Mis entrañas, mis entrañas! Me duelen las fibras de mi corazón; mi corazón se agita dentro de mí; no callaré; porque sonido de trompeta has oído, oh alma mía, pregón de guerra" Jeremías 4:19

El delató el pecado de la nación, de manera directa, sin suavizar el mensaje:


"Porque fueron hallados en mi pueblo impíos; acechaban como quien pone lazos, pusieron trampa para cazar hombres. Como jaula llena de pájaros, así están sus casas llenas de engaño; así se hicieron grandes y ricos. Se engordaron y se pusieron lustrosos, y sobrepasaron los hechos del malo; no juzgaron la causa, la causa del huérfano; con todo, se hicieron prósperos, y la causa de los pobres no juzgaron. ¿No castigaré esto? dice Jehová; ¿y de tal gente no se vengará mi alma? Cosa espantosa y fea es hecha en la tierra; los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso. ¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin?" Jeremías 5:26-31

Finalmente, el profeta no pudo impedir la destrucción de su amada nación, y fue testigo de ello. Con el alma destrozada se sentó a escribir sus lamentaciones sobre las cenizas de los escombros de lo que fuera su amado hogar, su tierra, su patria:

 "¡Cómo ha quedado sola la ciudad populosa! la grande entre las naciones se ha vuelto como viuda, la señora de provincias ha sido hecha tributaria" Lamentaciones 1:1

Sin embargo, el profeta conocía que al Dios soberano que él servía era poderoso (y lo continúa siendo) para volver a hacer lo que había sido deshecho y aún para restaurar su amada nación y hacerla volver del exilio:



"Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad. Mi porción es Jehová, dijo mi alma; por tanto, en él esperaré. Bueno es Jehová a los que en él esperan, al alma que le busca. Bueno es esperar en silencio la salvación de Jehová" Lamentaciones 3:22-26

Hoy más que nunca debemos fortalecernos en el Señor y continuar la misión que él nos ha encomendado y predicar el genuino mensaje de Jesucristo, evidenciar el error y advertir el peligro a nuestra generación; aún cuando el precio sea el rechazo, la incomprensión y la soledad. Jeremías ya cumplió con su comisión. Cumplamos con la nuestra.

Dios les continúe bendiciendo.

7 comentarios:

  1. Gracias por el presente estudio es una gran verdad que al igual que Jeremias los pastores de sana doctrina y apologeticos no somos apreciados ni apoyados.

    Las grandes cantidades de dinero destinado a la obra social por las iglesias y ministerios prosperos es lamentable que no han puesto en orden las Prioridades.

    Cualquier impio educado es medico, profesor, enfermero, o trabajador social y una bendicion en hospitales, escuelas y centros de rehabilitacion. Pero solo una persona regenerada, solo un hijo de Dios puede dar testimonio de Cristo, solo un pastor elegido por Dios puede hacer apologetica biblica, y enseñar sana doctrina, aunque esto no es popular.

    A las iglesias y ministros de hoy no les gusta ser enseñados, menos si son prosperos. Ellos creen que su prosperidad es un aval de Dios, aprobacion de todo lo que hacen.

    Mi oracion que Dios pongalas prioridades de su iglesia y ministerio y destinen mas sus dones, y dinero al trabajo de la iglesia, trabajo que solo sera hecho por gente regernerada, y llamada por Dios.

    Nuestra razon de ser es dar testimonio, enseñar y predicar, no hacer hospitales, u otras instituciones de caracter social. . .

    Dios ilumine a pastores e iglesias y corrigan el rumbo...

    ResponderEliminar
  2. BREVE CRÍTICA AL PROFETISMO JUDÍO DEL ANTIGUO TESTAMENTO: La relación entre la fe y la razón expuesta parabolicamente por Cristo al ciego de nacimiento (Juan IX, 39), nos enseña la utilidad del raciocinio para hacer juicio justo de nuestras creencias, a fin de disolver las falsas certezas de la fe que nos hacen ciegos a la verdad mediante el discernimiento de los textos bíblicos. Lo cual nos exige criticar el profetismo judío o revelación para indagar la verdad que hay en los textos bíblicos. Enmarcado la crítica al profetismo judío en el fenómeno de la trasformación humana, abordado por la doctrina y la teoría de la trascendencia humana conceptualizada por la sabiduría védica, instruida por Buda e ilustrada por Cristo; la cual concuerda con los planteamientos de la filosofía clásica y moderna, y las respuestas que la ciencia ha dado a los planteamientos trascendentales: (psicología, psicoterapia, logoterápia, desarrollo humano, etc.), y utilizando los principios universales del saber filosófico y espiritual como tabla rasa a fin de deslindar y hacer objetivo “que es” o “no es” del mundo del espíritu. Método o criterio que nos ayuda a discernir ___objetivamente la verdad o el error en los textos bíblicos analizando los diferentes aspectos y características que integran la triada preteológica: (la fenomenología, la explicación y la aplicación, del encuentro cercano escritos en los textos bíblicos). Vg: la conducta de los profetas mayores (Abraham y Moisés), no es la conducta de los místicos; la directriz del pensamiento de Abraham, es el deseo intenso de llegar a tener: una descendencia numerosísima y un país rico como el de Ur, deseo intenso y obsesivo que es opuesto al despego de las cosas materiales que orienta a los místicos; es por ello, que la respuestas del dios de Abraham son contestatarias de los deseos del patriarca, y no tienen nada que ver con el mundo del espíritu. La directriz del pensamiento de Moisés es la existencia de Israel entre la naciones a fin de llegar a ser la principal de todas las naciones, es opuesta a la directriz de vida eterna o existencia después de la vida que orienta el pensamiento místico (Vg: la moradas celestiales abordadas por Cristo); el encuentro cercano descrito por Moisés en la zarza ardiente describe el fuego fatuo, el pie del rayo que pasa por el altar erigido por Moisés en el Monte Horeb, describe un fenómeno meteorológico, el pacto del Sinaí o mito fundacional de Israel como nación entre las naciones a fin de gobernar y unir los doce tribus en una sola nación y hacer de Israel la principal de las naciones por voluntad divina, descripciones que no corresponden al encuentro cercano expresado por Cristo al experimentar la común unión, la cual coincide con la descrita por los místicos iluminados: “El Padre y Yo, somos una misma cosa”. Las leyes de la guerra dictadas por Moisés en el Deuteronomio causales del despojo y exterminio de las doce tribus cananeas y del actual genocidio del pueblo palestino, hacen evidente la ideología racista, criminal y genocida serial que esconde el profetismo judío y que sigue Israel desde los tiempos bíblicos__ Discernimiento que nos aporta las pruebas o elementos de juicio que nos dan la certeza que el profetismo judío o revelación bíblica es un mito perverso que nada tienen que ver con el mundo del espíritu. http://www.scribd.com/doc/33094675/BREVE-JUICIO-SUMARIO-AL-JUDEO-CRISTIANISMO-EN-DEFENSA-DEL-ESTADO-LA-IGLESIA-Y-LA-SOCIEDAD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Existen sólo 2grupos de personas con respeto a la PALABRA de Dios ...los que CREEN y los que No CREEN Ud esta en el grupo de los que No CREEN ,,le informo que esta en el grupo de la mayoria y que la proxima parada suya por ser un necio INCREDULO es el İNFİERNO ası que disfrute de ser arrogante y soberbio ante El Dios del Üniverso y Su PALABRA inalterable...despues frente al fuego se le mostrara lo que Ud hacia...pero alli ya No tendra tiempo de arrepentirse.
      Porque estrecha es la Puerta y pocos son los que entran por ella.
      Le repito Ud No esta dentro de esos pocos a No ser que se arrepienta y se arrodille ante LA PALABRA QUE ES CRISTO MISMO.

      Eliminar
  3. Amigo Rodolfo Plata, esta página es cristiana, tus comentarios vertidos me hacen ver que eres seguidor de algún tipo de filosofía, pero no del cristianismo bíblico. Tambien observo en ellos un claro antisemitismo, y un abierto rechazo a la Biblia como verdad suprema revelada por Dios al hombre, no sé de qué libro o maestro sacastes tus conclusiones, pero desde ya te digo: La Biblia contiene la suprema revelación de Dios al hombre en calidad de exclusiva, no existe filosofía alguna que posea más autoridad que las Sagradas Escrituras. Entiendo que cada quién es libre de creer lo que quiera, pero creo que equivocastes la página, aquí la única autoridad aceptada es la Palabra de Dios. Dios te bendiga y que algún día su gracia te alcance y la luz de Jesucristo finalmente te resplandezca.

    ResponderEliminar
  4. La sencilla pero eterna palabra de Dios, es una verdad indiscutible que trae paz, sosiego y salvación a todo el que la recibe; mas a aquellos que hurgan en ella, no para edificación sino para disentir y para polemizar asuntos que a la verdad son difíciles de comprender por lo inescrutable e insondables que son los designios de Dios... Ahora, así como hay temas complejos también existen tópicos sencillos y cien por ciento entendibles que todos deberíamos practicar; como por ejemplo: VIVIR EN EL FRUTO DEL ESPÍRITU.(Galatas 5:22-26) Esto es sencillo y realizable, pero casi nadie habla de ello.! Es bueno discrepar cuando hay un corazón dispuesto a creer que existe un Dios Padre de todo, que merece Adoración por encima de toda apreciación, ideología o filosofía. Porque la creación esta, el mundo El lo formo; y solo por eso, aunque no entendamos a grandes rasgos, debemos adorarlo y valorar su Palabra como testimonio tangible de su Amor y fidelidad mostrada en su máxima expresión al dar a Jesús en expiación por nuestras rebeliones..! La pregunta es..! Vives según Cristo.? o solo discrepas sin intenciones de rendir tu vida a EL...? Dios conoce los pensamientos y las intenciones del corazón. Tratemos de no invisivilizar la grandeza de Dios con cuestiones que sucedieron y que son parte de la historia; y que aun, si Dios lo permite y si se lo pedimos con humildad EL puede revelarnos el porque de las cosas..! Dios no es dios de confucion, sino de verdad y de poder...! Nosotros por poseer una mente finita somos los que nos confundimos cuando pretendemos entender a Dios con nuestro microscópico cerebro humano, es decir, en lo natural.! Aunque en verdad somos muy inteligentes solo hemos podido manipular la creación de Dios, mas todo ya estaba, solo lo hemos descubierto. Aprendimos a manipular la vida, mas no a crearla, hemos ido a la luna porque ya estaba allí, engendramos hijos porque EL nos dio vida y todo lo que hoy tenemos siempre estuvo bajo nuestros pies..! Para terminar. Que sentido tiene ir contra algo cuyo tema principal es el amor, la justicia, el perdón, la honestidad; y que ademas a sacado millones de vidas del alcoholismo, la prostitución, odios etc... Ir contra esto es cerrar el corazón a quien da la vida, y por sobre todo, es rechazar el regalo de la salvación..! Dios les guarde siempre..!

    ResponderEliminar
  5. a predicar la palabra ¡.. eso es lo que DIOS espera de nosotros, y vamos a comenzar a predicar su palabra con autoridad espiritual y moral cuando vivamos la palabra, oh hermanos entonces se cumplira lo que Jesus dijo que nosotros haremos cosas mayores que EL (sanar enfermos, resucitar muertos, señales y prodijos)
    es nomas a vivir la vida cristiana, la vida que Jesus vivio, una vida dependiente del Padre de santidad espiritual y moral, y se los digo es nomas dificil es de valientes de convertidos de verdad. DIOS no nos necesita para cambiar el mundo, nosotros necesitamos de DIOS para cambiar el mundo. cuantas veces no habra cambiado el mundo EL solito (el diluvio, confusion de lenguas en babel, la misma venida de su HIJO cambio el rumbo de la historia) y para cambiar el mundo hay que cambiar nosotros primero y me incluyo. bendiciones a todos y es a hecharle ganas.

    ResponderEliminar
  6. Excelente yo le creo lo antes escrito 1000x1000

    ResponderEliminar

Gracias por dejar sus comentarios. Dios le continúe bendiciendo.